Erwin Olaf más allá de lo comercial

Grande es una de las calificaciones que le sitúan en el lugar que le corresponde; claro que Erwin Olaf (1959 Hilversum, Holanda) cuenta con cuantiosos medios, aunque no creo que fueran tantos cuando comenzó, o cuando realizó Chessmen, serie que seguramente escandalizó mucho menos en su momento que en la bien pensante sociedad actual.

Ampliamente reconocido por su trayectoria como fotógrafo de publicidad, Erwin Olaf explora distintos territorios en su obra, cuestiones de género, sexualidad, deseo, violencia o humor se reflejan en sus creaciones; y todo ha sabido aprovecharlo para su trabajo publicitario, convirtiéndose así en un maestro de la desinhibición, en la que la crítica social tiene su lugar.

Ante sus realizaciones podemos fantasear, el autor nos muestra un momento concreto, congelado, un instante cualquiera en la vida del personaje, somos nosotros los que hemos de componer la historia, y material para ello tenemos; el silencio, la inmovilidad que lo acompañan detonan en el espectador una necesidad casi vital de colarse en la escena para descubrir a dónde puede llevarle.

Olaf saca a la luz aquello que la sociedad pretende ocultar, presa de una hipocresía que, en ocasiones, le lleva a escandalizarse por su obra y no por el consumismo exagerado que conlleva acabar con los recursos del planeta; disfunciones que se ven reflejadas en su trabajo; una crítica que, hoy en día, se puede permitir; y que cuando no podía, llevaba a cabo igualmente.

Polifacético e incansable vale la pena ir un poco más allá de lo que percibimos en primera instancia, incluso en su obra más comercial, tensiones, angustias, desolación, lúgubres sensaciones se aposentan en protagonistas que seducen acompañados de la narrativa visual implícita en cada una de sus imágenes; fotoperiodismo y periodismo de estudio al servicio de una instantánea.
© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería
© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería 
© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería

© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería

© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería

© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería
Chessmen
© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería

© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería

© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería

© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería

© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería

© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería

© Erwin Olaf | fotografía | arte a un click | A1CGalería
© Erwin Olaf | Web

Mila Abadía | Jose L. Calleja

Entradas relacionadas

© Colectivo Offmothers | Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón | Arte a un Click
Colectivo Offmothers denuncia cómo el hogar “doméstica” a la mujer
Home Swiss Home | Eugenio Merino | galería ADN | Arte a un Click | A1CExpos
Del polémico humor de Eugenio Merino a la visión retro distópica de Tobias Bernstrup en galería ADN
© Travis Somerville | Cac Málaga | Arte a un Click
Travis Somerville ¿puede la historia generarnos culpabilidad?
Tiempos de Alegría Tiempos de desamparo | Primavera Árabe | CentroCentro | Arte a un Click | A1CExpos
Primavera Árabe, alegría y desamparo en CentroCentro

Dejar una respuesta

*