Arles, referente mundial en fotografía

    Dijo Raymond Depardon, uno de mis fotógrafos franceses favoritos, que Arles era a la fotografía lo que Cannes al Cine. El año pasado más de 140.000 personas lo visitaron (pagando) y además este año se celebraba el 50 aniversario. Nada más y nada menos en cartelera. Así que allá que me fui esperando encontrar una sala enorme llena de juguetes nuevos. El sueño de cualquier niño.

    Arles | Reencontres D'Arles | Festival de fotografia | Arte a un Click

    Sin embargo Arles me ha producido estrés. Lo reconozco. Es, ciertamente, un bufé libre de hotel de lujo. Hay un montón de comida muy bien organizada, pero uno desayuna tantas veces que al final vomita.

    Es un banquete a la vez maravillosamente exquisito y difícil de digerir. La velocidad a la que los visitantes deglutimos fotografías es sinceramente obscena e irrespetuosa. Es algo compulsivo, casi bulímico.

    Porque claro, detrás de cada pequeño proyectito hay, casi siempre, años de elaboración. En cada exposición hay un trabajo impresionante de ingenio, selección, impresión, montaje, iluminación… Porque a esa velocidad no da tiempo a masticar y uno corre el riesgo de atragantarse.

    Arles | Reencontres D'Arles | Festival de fotografia | Arte a un Click

    Arte y turismo, turismo y arte

    La ciudad de Arles, sede del festival, tuvo por otra parte la mala suerte de ser muy bella. Tuvo también la desgracia de que Van Gogh la eligiera para vivir una parte de su vida. De que los romanos dejaran allí edificios maravillosos. De estar emplazada en un sitio idílico a orillas del Ródano… Tanto es así que los voraces turistas la deglutieron hace –imagino- muchos años.

    Sus vecinos y el pequeño comercio han sido desplazados al extrarradio dando paso a hoteles, airbnbs, restaurantes, tiendas de souvenirs y claro está galerías de fotografía. Por doquier.

    Codo con codo compiten por conseguir nuestra fugaz mirada. Ruegan nuestra atención y tratan de destacar y ser las reinas del baile. Además de las 60 exposiciones del festival oficial, están las 230 exposiciones del festival de fotografía emergente VOIES OFF diseminadas por toda la ciudad. Munición para una larga guerra.

    Arles | Reencontres D'Arles | Festival de fotografia | Arte a un Click

    Así que se producen en su seno dos flujos de turistas que se ignoran entre sí y se miran con recelo. Los festivaleros y los turistas.

    Los primeros son fácilmente reconocibles por las gafas hipster, su tote bag y el plano desplegable del festival. Además van solos o en grupos de dos y hablan bajito. El arte siempre ha sido pijo.

    Los segundos hablan más alto, comen helados a todas horas y son, sobre todo, grupos con guía y familias. Tan solo coinciden en los hoteles, restaurantes y en los urinarios públicos.

    Arles | Reencontres D'Arles | Festival de fotografia | Arte a un Click

    Una mirada al esperado 50 aniversario

    También había leído en varios sitios que el festival había defraudado este año. Siendo el 50 aniversario, la gente esperaba fuegos artificiales y champagne al final del gran bufé y no lo había. Sin embargo hay que reconocer que está cargado de propuestas interesantes y sabiendo dosificar y seleccionar, uno puede llevarse un gran sabor de boca.

    Destacar, de entrada, la ausencia de artistas españoles, con la excepción de la apuesta segura por Madrid y su movida: Alberto García-Alix, Ouka Leele, Pablo Pérez-Mínguez y Miguel Trillo.

    También subrayar el incesante flujo de visitantes en todas las exposiciones, y la buena organización. Igualmente me ha encantado la variedad y originalidad de los emplazamientos. Casas medio en ruinas, polideportivos, iglesias desacralizadas, naves industriales, y mi favorita, en la parte superior del MONOPRIX de Arles (un supermercado que claramente ha visto mejores días). Mohamed Bourouissa muestra aquí parte de sus trabajos en un hipnótico recorrido por más de 15 años de creación.

    Arles | Reencontres D'Arles | Festival de fotografia | Arte a un Click

    La casa, de lo íntimo a lo público

    “The anonymous Project”, en la casa de los pintores, resulta especialmente atractiva. Fotografía amateur ambientada en una casa de época y clasificada por temas. En el dormitorio, por ejemplo, se proyectan únicamente fotos de aficionados de sus habitaciones. También hay fotos de celebraciones, de mascotas, de coches…vamos lo que todos inmortalizábamos (e imprimíamos) para recordar.

    Arles | Reencontres D'Arles | Festival de fotografia | Arte a un Click

    De hecho la casa es sin duda uno de los ejes del festival. “Home sweet home” retrata la casa británica desde los años 70. 34 fotógrafos ofrecen sus reflexiones en pequeñas dosis. Una autentica delicia y una oda a la cotidianeidad.  A destacar el irlandés Anthony Haughey o el inglés Ken Grant.

    Y siguiendo por los derroteros de lo mundano, en un almacén de la SNCF (nuestra RENFE), el artista Kurt Tong, nos muestra fotos de su empleada de hogar desde su infancia hasta hoy en día. Un verdadero trabajo de introspección y búsqueda, en que la niñera, jugando un papel secundario, es relegada en casi todas las fotos a los márgenes de las mismas. Los protagonistas sin embargo han sido obviados en estas fotos y en su lugar (superpuestos) se muestran los pocos y modestos enseres de la criada: unos pendientes, una camisa, unos zapatos… Una gozada de idea.

    Arles | Reencontres D'Arles | Festival de fotografia | Arte a un Click

    El tono nostálgico está también presente con Tom Wood y sus fotos de Liverpool en los años 70-90 o en Helen Levit en el Nueva York de los años 30 y sus instantáneas de los barrios desfavorecidos. Igualmente retro es el gabinete de curiosidades sobre invenciones de principios de siglo XX que podemos ver en La Croisière.
    Arles | Rencontres D'Arles | Festival de fotografia | Arte a un Click

    Por último, un trocito de Europa del este, o mejor dos: la salvaje Libuse Jarcovjacova en la iglesia de Santa Ana y una recopilación de artistas de Alemania del este en Les Forges titulada “Corps Impatients” que no tiene desperdicio.

    Hasta el 22 de septiembre tenemos oportunidad de disfrutar de los Encuentros de Arles y de seguir aprendiendo modos y maneras de ver y de exponer. Cientos de voces distintas que se mezclan y pierden poco a poco en nuestra memoria. Después, un poco de dieta y dejar reposar todo un poco hasta el año que viene.

    Rencontres D’Arles
    Web
    Fechas: Hasta el 22 de septiembre.
    Lugar: Distintos emplazamientos. Arles.
    Fotografías: © Aitor Salazar

    Dejar una respuesta

    *