© Yayoi Kusama | Victoria Miro | Londres | Arte a un Click

Yayoi Kusama. Una inagotable fuente de creatividad

La inconfundible Yayoi Kusama

Yayoi Kusama está considerada una de las artistas contemporáneas más cotizadas en el mercado del arte, a sus casi 90 años continúa siendo una fuente inagotable de creatividad. Kusama se ha convertido en todo un personaje, con sus pelucas rojas y sus singulares conjuntos de lunares que hacen de ella en si misma una obra de arte.

Al infinito y más allá

Kusama nació en 1929 en la ciudad rural provincial de Matsumoto, Japón y desde muy temprana edad demostró sus inclinaciones hacia el mundo del arte. Sus primeros trabajos con formas naturales o con lunares revelarían lo que se convirtió en una fuente inagotable de creación.

© Yayoi Kusama | Victoria Miro | Londres | Arte a un Click

El autoborramiento de Kusama (Juego de caballos) 1967

Kusama desde muy temprana edad fue expuesta a una serie de experiencias traumáticas que la llevaron a perder parte de su cordura lo que la llevó a refugiarse en el arte como un medio de escape dentro su sofocante entorno familiar. Esta fuerza creadora que la impulsaba a seguir adelante la llevó a Estados Unidos totalmente decidida y determinada a conquistar Nueva York y dejar atrás su asfixiante vida en Japón para hacerse un nombre en el mundo del arte. Pero la tarea no sería fácil en un mundo y una época dominada por hombres en donde no había espacio para las mujeres y mucho menos para las creadoras.

Duros momentos

El deseo de Kusama de crear siempre ha sido mayor que su deseo de morir pero por instantes perdía su rumbo y caía en estados de extrema angustia y abatimiento, que la llevaron en 1965 a arrojarse desde la ventana de su apartamento, a pesar de que ese mismo año Kusama había logrado trasladar, de manera única y a través de un ambiente aparentemente interminable, el concepto de la repetición infinita presente en la naturaleza.

Kusama logro recuperarse rápidamente de su abatimiento y continuó encontrando aliento en el arte que la llevo a seguir adelante, creando acciones, performances, esculturas e instalaciones. En 1977, Kusama decide voluntariamente recluirse en una institución psiquiátrica, pero a pesar de ello y de haber estado en las sombras del mundo del arte por algún tiempo logró continuar generando con su magnífica y expresiva obra.

Gradualmente su trabajo comenzó a ser reevaluado demostrando su gran tenacidad y capacidad que la llevó a representar en 1993 a Japón en La Bienal de Venecia.

The moving moment when I went to the Universe

Ahora Yayoi Kusama regresa con su más reciente muestra en la galería Victoria Miró, con la exhibición The Moving Moment When I Went to the Universe la cual estará abierta al público de manera gratuita hasta el 21 de diciembre de 2018 en la calle Wharf 16, Londres, The U.K.

Esta exposición se ha convertido prácticamente en un espectáculo ya que ha coincidido con el lanzamiento del documental Kusama: Infinity de Heather Lenz, que indaga sobre la vida temprana de la artista. Logrando que las entradas a la muestra se hayan agotado desde los primeros días del pasado mes de octubre.

La muestra tiene todo lo que deseamos ver en una exposición de Kusama, aquí encontraremos monumentales calabazas con lunares, hechas de bronce, piezas escultóricas psicodélicas que florecen en todas direcciones, enormes lienzos que se extienden a lo largo de la galería, en donde hay rostros, soles, tentáculos y hojas.

Se puede imaginar a Kusama trabajando totalmente absorta e inmersa en sus recuerdos en un intento terapéutico y catalizador de transmutar y transferir un mundo lleno de experiencias difíciles y confusas en una realidad llena de psicodélicas formas y colores.

© Yayoi Kusama | Victoria Miro | Londres | Arte a un Click

Como pieza central de la exhibición se encuentra una de sus infaltables habitaciones infinitas titulada: My Heart is Dancing into the Universe / Mi corazón está bailando en el universo, obra con las que la artista ha provocado y continúa provocando el interés del público, en donde la sensación de duplicación infinita nos hace sentir envueltos por nuestro entorno,, impulsando una especie de adicción visual producida por la perfección de las formas creadas mediante la repetición constante he infinita de las salas de espejos.

En definitiva Kusama se ha convertido en la artista por excelencia de la generación instagram, los narcisistas contemporáneos amantes del selfie.

Sin embargo, los Infinity Mirror Rooms de Kusama irónicamente existen para lograr lo que ella llama “auto-borrado”, es decir, cada vez que nos fotografiamos dentro de sus habitaciones, en vez de reafirmar nuestra presencia lo que hacemos es convertirnos en un punto más dentro de su obra, somos envueltos por el entorno que nos duplica de manera infinita hasta hacernos desaparecer.

The Moving Moment When I Went to the Universe
Artista: Yayoi Kusama
Lugar: Victoria Miro | Web |  Calle Wharf 16, Londres, The U.K.
Fechas: Hasta el 21 de diciembre de 2018

Entradas relacionadas

Arte Contemporáneo | Yoko Ono | Arte a un Click
¿QUÉ ES EL ARTE CONTEMPORÁNEO?

Dejar una respuesta

*