© Alicia Framis | Juana de Azipuru | Arte a un Click

Alicia Framis y sus lenguajes invisibles

Alicia Framis en la galería Juana de Aizpuru

Con una trayectoria consagrada, Alicia Framis (Barcelona 1967) llega de nuevo a Madrid con su exposición Lenguajes invisibles. Compuesta de dos obras principales, “Es mi cuerpo público” y “La habitación de los cambios”, esta exposición se podrá visitar en la mítica galería madrileña Juana de Aizpuru hasta el próximo 30 de mayo.

Siguiendo la línea de trabajos anteriores, Framis utiliza de nuevo el arte como medio para indagar y plantear reflexiones sobre la sociedad de nuestros días. El papel de las nuevas tecnologías y su efecto sobre las relaciones humanas o los derechos de la mujer sobre su propio cuerpo son algunas de las cuestiones que la artista lanza en sus lenguajes invisibles.

© Alicia Framis | Juana de Azipuru | Arte a un Click

¿Es mi cuerpo público?

En un constante diálogo entre lo privado y lo público, Alicia Framis nos presenta una nueva colección de moda basada en 15 telas semitransparentes en las que la artista estampa la frase ¿Es mi cuerpo público? en 15 idiomas diferentes.

En una performance inaugural, estas telas fueron portadas a modo de vestido por 15 mujeres que pasearon por las calles de Madrid hasta terminar su recorrido en la galería, desafiando con su pregunta e invitando a reflexionar a los transeúntes que encontraban a su paso sobre la misma.

Ya en 2002, Framis lanzó su serie Anti-dog, en la que la artista creó una serie de vestidos realizados con “materiales antibalas, antifuego y antiperro.” Como ya hiciera entonces, Framis utiliza de nuevo la moda como herramienta de reflexión en torno a la seguridad de las mujeres en diferentes ámbitos, desde la intimidación a la violencia sexual. Ya en alguna ocasión la artista ha señalado su interés por la moda como material para la performance, ya que considera refleja mucho de los gustos y manera de ser de la persona, así como de sus conflictos internos, en muchos casos relacionados con imposiciones externas.

El cuerpo femenino, arma de reivindicación

Framis plantea un doble juego constante en relación a los límites entre lo privado y lo público. Por un lado estos vestidos realizados de una tela negra semitransparente que recuerda a la utilizada para la lencería, asociada sin duda a un ámbito íntimo, privado. Por otro, el empleo de los mismos para lanzar una pregunta sobre los juicios a los que toda mujer se ve sometida en relación a su cuerpo, a su aspecto, a su forma de vestir, incluso sobre el control de su propio cuerpo en el ámbito sexual y reproductivo, convirtiéndolo así en un elemento de valor público.

Además, el uso de diferentes nacionalidades e idiomas al que se traduce esta pregunta da al trabajo una dimensión intercultural que nos lleva a atender más allá del mundo occidental, para abrirnos a culturas en las que además de juicios de valor y opiniones públicas, las mujeres se ven privadas de libertad a través de imposiciones que pasan por el decoro en la vestimenta, el no poder mostrar partes de su cuerpo públicamente o su propia sexualidad.

© Alicia Framis | Juana de Azipuru | Arte a un Click

Activismo, feminismo y arte

Esta alusión al cuerpo como medio de reflexión social está en la línea del uso explícito que del propio cuerpo ha hecho gran parte del arte feminista, muy asociado también a la performance, convirtiéndolo en arma de reivindicación y liberación.

Además de estas telas que se exhiben colgadas, como si de ropa secándose se tratase y adoptando así su apariencia de pancarta, la obra se completa con una serie de fotografías enmarcadas en la que es la propia artista quien porta cada una de ellas con el mensaje en diferentes idiomas.

© Alicia Framis | Juana de Azipuru | Arte a un Click

La habitación de los cambios

Ese juego entre lo público y lo privado, aunque desde una perspectiva más enfocada a las relaciones humanas lo encontramos en la obra interactiva que completa esta exposición de Lenguajes Invisibles. Se trata de La habitación de los cambios, un cubículo en el que un juego de luces se activa cuando dos personas entran y se abrazan. La energía compartida hará que la intensidad y duración de las mismas varíe en cada caso, dando lugar a una obra de arte única y efímera. De esta forma, no es sólo la presencia de los espectadores sino su interacción lo que completan la obra de arte.

Arte participativo

Nos encontramos ante una obra de arte viva, imprevisible, cuya ejecución cambia con cada interacción. Siguiendo la línea de los artistas de su generación, Framis se decanta por el “arte participativo” que indicaba Nina Svenson en su texto para la galería, haciendo referencia al término utilizado por la historiadora del arte Claire Bishop en su libro Artificial Hells: Participatory Art and the Politics of Spectatorship.

Es la propia Framis quien ha comentado “Mi trabajo tiene muchos niveles de lectura, visual, emocional e intelectual. Soy de una generación de la que el arte no es sólo una experiencia puramente mental, en la que sólo se utiliza el cerebro, sino que es una experiencia total”. Esa inclusión del espectador llevando no sólo a una reflexión interior sino provocando un cambio a través de una acción.

Obra de arte viva

Framis utiliza la tecnología para favorecer el contacto físico, el gesto afectuoso del abrazo, que hace que la instalación cobre vida, creando una obra única con cada interacción. Como es habitual en su trabajo, la artista busca estrategias para sacar de su rutina al espectador proponiéndole nuevas formas de sociabilización y convivencia. Más allá de la superficialidad impuesta en las relaciones a través de las redes sociales en la actualidad, Framis invita a ese contacto físico proponiendo al espectador, como es habitual en su trabajo, nuevas formas de sociabilización.

La autonomía se rompe para dar paso a una fusión que plantea un cierto encuentro entre las preocupaciones o intenciones del artista y del propio espectador. Con este tipo de trabajos Framis trae el arte a una escala social, una herramienta de planteamientos y reflexiones, acercándolo así a la praxis vital, pero desde un punto de vista inclusivo en una sociedad en la que ya el shock y la sorpresa en la práctica artística es una tarea prácticamente imposible.

Lenguajes invisibles
Artista: Alicia Framis
Web
Lugar: Galería Juana de Azipuru. Madrid
Fechas: Del 21 de abril al 30 de mayo de 2018

Entradas relacionadas

Kronos Art Bcn | Arte a un Click
Kronos Art BCN calienta motores
Galeria Zielinsky
Barcelona Gallery Weekend para cerrar el mes de septiembre
Festival OFF | PHotoESPAÑA 2018 | Arte a un Click
Festival Off de PHotoESPAÑA se salda con un 25% de fotógrafas
© Núria Güell | MUSAC | Arte a un Click
Núria Güell en Laboratorio 987 del MUSAC

Dejar una respuesta

*