© Francis Bacon | Museo Guggenheim | Arte a un Click | A1CExpos

Francis Bacon… un distorsionado espejo

Envuelto en el papel de regalo de
Frank Ghery nos alcanza Francis Bacon.

Hasta el 8 de enero de 2017 se puede disfrutar en el Museo Guggenheim de Bilbao la exposición Francis Bacon. De Picasso a Velazquez. Cualquier exposición en el Guggenheim se plantea de inicio como una competición con el propio museo. Es como un maravilloso regalo del que muchas veces preferimos la envoltura, el papel de regalo de Frank Ghery. Esta preciosa cajita de música viene en otra más grande como es Bilbao, cuya transformación en los últimos 20 años no deja de sorprendernos. Nadie se acuerda ya de las naves industriales, las grúas y los astilleros que daban a Bilbao esa imagen tan gris. El Arte ha obrado el milagro. Bilbao es hoy más burgués. Es mucho más como las demás.

Francis Bacon  (Dublín  1909- Madrid 1992)  no defrauda. Es un regalo incómodo. Una película de miedo que no nos dejará dormir. Bacon se retuerce entre los hierros revirados de una cama desvencijada que es el Guggenheim y sus salas acolchadas repletas de camisas de fuerza. Bacon tiene un lenguaje propio. La exposición es un dialogo a gritos con los clásicos en el que su obra se mira de reojo en el espejo distorsionado de los grandes maestros (Picasso, Van Gogh, Giacometti, Goya, Velázquez, Sargent, Whistler…)

Sus figuras están solas, atrapadas en camastros, enmarcadas en cuadrados, colgadas del techo cual jarrete de ternera. Soledad por doquier. Decía Bacon que si pintaba dos personas en el mismo lienzo a la fuerza se creaba una historia entre ambas y eso le molestaba. Son animales que parecen humanos. Son mucho más muecas que gestos. Es torsión y es distorsión. Es el grito agónico y desesperado de Inocencio X que nos persigue allá por donde vayamos en la sala. Pintó decenas de versiones.

© Francis Bacon | Museo Guggenheim | Arte a un Click | A1CExpos

Tres estudios de figuras sobre camas (Three Studies of Figures on Beds), 1972 Óleo y pastel sobre lienzo Tres paneles, 198 x 147,5 cm cada uno Esther Grether Family Collection © The Estate of Francis Bacon.

Es aquella madre de la “masacre de los inocentes” que grita tratando de proteger a su hijo. Hay una figura acurrucada sobre un lecho bermellón. Tensión, torsión y hemoglobina. Angustia, crucifixión y vómito. Vísceras desordenadas. Todo gira sobre sí mismo. Es una borrachera y una resaca a la vez. Bacon pintaba de día y bebía de noche. Un hombre feo que se mira en un paupérrimo espejo y se anuda una corbata. El horror está sentado en una silla de madera. Bacón destruyo muchas de sus obras. Gira y se vende por triplicado en enormes marcos dorados. Hay gente gritando en silencio y unos hombres abrazándose sobre la cama para el horror de la Inglaterra de los años 50.

Su paleta es El Greco y es Giacometti. Es un rostro azul, magenta y gris. Son poses del mismo Rondín en una montaña rusa en caída libre. El fondo es oscuro y hay algo naranja o azul cielo que nos intriga. Hay un toro que sale de un cubo. Bacon murió en Madrid. Hay también, si giramos la cabeza, una representación de su estudio, sin duda una de sus mejores obras. Una versión evolucionada de Altamira, otro de sus fetiches en España…y así hasta 100 obras de Bacon con sus álter egos.

© Francis Bacon | Museo Guggenheim | Arte a un Click | A1CExpos

Estudio para autorretrato (Study for Self-Portrait), 1976 Óleo y pastel sobre lienzo 198 x 147,5 cm
Art Gallery of New South Wales, adquisición 1978 © The Estate of Francis Bacon.

Una nueva apuesta segura del Guggenheim. Ya en 1971 se convierte en el primer artista vivo, después de Picasso, al que el Grand Palais de París dedica una retrospectiva. Impecable. Beba Coca-Cola. Comprar ropa de marca garantiza que ligues hoy en día. El arte es un pasatiempo para los niños, los viejos y los turistas. El ocio es para los ociosos. Bacon no sabía lo que hacía. “Yo creo que el arte es una obsesión de vida y, después de todo, dado que somos seres humanos, nuestra mayor obsesión somos nosotros mismos”. Bacon es hoy una mujer barbuda en gira permanente.

Francis Bacon. De Picasso a Velazquez
Autor: Francis Bacon
Fechas: Hasta el 8 de enero de 2017
Lugar: Museo Guggenheim | Bilbao

Entradas relacionadas

Bill Viola | Retrospectiva| Guggenheim de Bilbao | Arte a un Click
Bill Viola, el artista de las emociones, en el Guggenheim de Bilbao
Noche de los Museos | Arte a un Click
6 exposiciones que no te puedes perder el Día o la Noche de los Museos
Kepa Garraza en BilbaoArte con This is the end of the world as you know it

Dejar una respuesta

*