Cao Hui | Algo más que entrañas bajo la piel

La primera vez que enfrentas la obra de Cao Hui te quedas sin palabras, sorprendente, realista y con un cierto tufillo a crueldad que no se te acaba de quitar, provocándote reacciones que van desde la incomprensión hasta la incredulidad; y sin embargo conforme vas viendo más y más obra comienzas a entender el porqué de ese abrupto realismo. 



Cao Hui realiza gigantescas esculturas hiperrealistas en las que muestra interiores humanos y animales; más claro, enseña vísceras, sangre, huesos, músculos y tendones casi como una obsesión, pone ante nuestros ojos esculturas clásicas cortadas a rodajas, mostrándonos un desconcertante interior humano. 


Objetos cotidianos “destripados” en una referencia crítica a los animales empleados para su elaboración, puede que no queramos verlo, pero es así; nos gusta ese sofá o esa maleta de piel, suave, y huele tan bien…. porque sí decimos que “huele a piel” ¿sabremos a lo que huele la piel de un animal desollado?


Una manera de dejar en entredicho la civilización y esa supuesta prosperidad que en su extremo más doliente nos lleva a la mayor de las crueldades, la de matar para adornar nuestro cuerpo. Un realismo con tintes de surrealidad que pone los pelos de punta y nos hace reflexionar sobre el mundo en que vivimos, sobre lo necesario y lo superfluo, sobre la brutalidad del humano, siempre condicionado, siempre viviendo por encima del resto de seres vivimos; o al menos, pretendiéndolo.


De esta forma Cao Hui perfila la relación que existe entre interior y exterior, entre lo que mostramos y lo que dejamos dentro, entre nuestro yo, y nuestro ser social, creando así una suerte de diálogo entre espectador y obra; una forma de despertar la necesidad de buscar bajo la superficie para encontrar la verdad; como si asumir que lo que se ve es todo lo que hay fuera quedarse a la mitad de una vida completa y plena.

© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería

© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería

© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería
© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería

© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería

© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería

© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería

© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería

© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería

© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería

© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería

© Cao Hui | escultura | hiperrealismo | arte a un click | A1CGalería
© Cao Hui 

Mila Abadía | Jose L. Calleja

Entradas relacionadas

© Victor Grasso | pintura | Arte a un Click | A1CArtes
Victor Grasso y su fantasía submarina
© Aline Alagem | pintura | Arte a un click | A1CArtes
Aline Alagem cuestiona la belleza y la violencia
© Juan Ford | pintura | hiperrealismo | Arte a un Click | A1CArtes
Juan Ford. Una obsesiva perfección en la pintura
Johannes Müller-Franken | El deleite de vivir la sensualidad

1 Respuesta

  1. Pingback : Mark Ryden nos descubre su particular Cámara de las maravillas

Dejar una respuesta

*