Pablo Lecroisey nos desvela las claves de su caos controlado

Con una narrativa casi cinematográfica Pablo Lecroisey nos trae una obra llena de historias que parecen producirse delante y detrás de la cámara. Teatralidad cercana al caos y sin embargo, perfectamente estudiada y controlada, cada personaje ocupa un lugar único que le ha sido asignado, quizá por el autor, quizá por el propio destino.

En sus montajes vuelca sus emociones, las del momento e inevitablemente las vividas. Distintos registros para un mismo resultado: fotografías cuidadas que encandilan al espectador; colores intensos, texturas mimadas.

© Pablo Lecrosey | Los hijos de Sorolla | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista
Los hijos de Sorolla

Instantes congelados que te enganchan, instantes que puedes observar durante horas, imaginando lo que cada uno de sus personajes tiene que contarte, fantaseando lo que sería estar en medio de toda esa energía visual. Composiciones que perduran en la retina, que impactan, que emocionan.

Imágenes enigmáticas, inesperadas o fantásticas unas, crudas y realistas otras, la obra de Pablo Lecrosey nos contagia pasión, un autor que se implica en cada uno de sus trabajos de manera visceral trasladándonos parte de si mismo en cada una de su fotografías, como si no pudiera ser de otra forma.

Aunque hemos tenido en varias ocasiones a Pablo en este espacio, hoy hemos querido hablar un rato con él y que nos cuente qué es para él la fotografía y cómo la vive.

A1CGalería: ¿como surge en ti la pasión por la fotografía?

Pablo Lecroisey: No tengo muy claro cuando surge en mí la pasión por la fotografía. Tampoco tengo muy claro que es la pasión. Supongo que la pasión es un sentimiento que aparece cuando tomas consciencia de algo que deseas verdaderamente y tienes la templanza suficiente para no ahogarlo con tu ímpetu.

Como he dicho anteriormente no se cuando me apasioné por la fotografía, únicamente recuerdo vagamente la primera vez que la desee. No tengo fechas concretas, probablemente el verano del 99 por acontecimientos que se sucedieron posteriormente de los que sí tengo plena consciencia. Recuerdo que cuando era adolescente necesitaba desaparecer de mi casa, a veces lo hacía durante semanas. Uno de mis lugares preferidos para desaparecer era la casa de Noah, uno de mis grandes amigos. Me encantaba esa casa y la luz que tenía, pasábamos días enteros en la terraza planeando qué haríamos con nuestras vidas y disfrutando de los amigos que pasaban a visitarnos. Recuerdo una tarde en la que Noah me transmitió sus intenciones de estudiar fotografía en una escuela de Madrid, al tiempo que me enseñaba unas revistas francesas de fotografía que había conseguido en el VIPS. Esa fue la primera vez que desee aprender fotografía. Entre el 2001 y 2002 ingrese en esa escuela junto a Noah. Conseguí que me lo financiara una empresa en la que acababa de entrar a trabajar.

A1CGalería: Tus composiciones están muy estudiadas, ¿hay hueco para la improvisación?Pablo Lecroisey:  Por mentira que parezca, mis imágenes son 80% improvisación. Lo único que tengo claro siempre es el sitio donde haré la fotografía y nunca se cual será la composición final. Las imágenes las compongo en la cabeza, muy raras veces tengo un vago boceto, pero hasta que no estoy delante de la escena y mirando por la cámara no se realmente que saldrá, tampoco hago pruebas ni ensayos previos, no suelo tener tiempo ni la posibilidad de hacerlo.

En todas las producciones he tenido imprevistos lo suficientemente grandes para echar el trabajo atrás, pero hasta la fecha siempre he conseguido salir airoso. Para que os hagáis una idea, en la fotografía del “enigma de las 4 es” fallaron 7 modelos y tuve que meter a los estilistas, maquilladores y acompañantes a posar. Contaba con colocar la cámara y manejarla desde el ordenador, pero no conseguía hacerla enfocar, utilizo mucho los márgenes del objetivo. Al final tuve que descolgarme de la azotea con cuerdas y arneses para acceder a la cámara y enfocar manualmente.

En los “Gritos del Prado” ni siquiera sabía quién se presentaría seguro el día de la toma, al final vino mucha gente, me sentí muy apoyado. Cuando parecía que arrancábamos, apareció un señor y nos intentó echar, alegando que habían aprobado la actividad sin el visto bueno de no sé qué comité y que por lo tanto no podía desarrollarse. Evidentemente le dije que lo llevaba claro si pretendía echarnos y finalmente cedió en dejarnos en paz, no sin regalarnos sus aspavientos y desdén. Seguramente por gente así haya acabado la Tabacalera perdiendo la magia y frescura de la que gozó tiempo atrás convirtiéndola en símbolo del equilibrio entre la libertad y el respeto. Otro de los problemas fue la iluminación, tuvimos que fabricar una ventana gigante con un portafondos y una sábana, para poder iluminar aquella sala con tanta gente, una verdadera chapuza, pero funcionó.

Podría pasarme horas contando anécdotas. Cada fotografía ha sido una auténtica aventura, en la que sin la improvisación no hubiéramos podido seguir adelante.

A1CGalería: La verdad es que no se nota nada en el resultado, personalmente “enigma de las 4 es” es uno de tus trabajos que más me gustan. ¿De donde surge en ti esa necesidad de «narrar» que aparece en tu obra? ¿Hay un dramaturgo tras la cámara?

Pablo Lecroisey:  No lo se la verdad, me divierte, me ilusiona y me hace sentir bien, me siento libre cuando hago este tipo de fotografías que nacen de mí. Para mí la forma final de la fotografía pasa a un segundo plano.

Tampoco creo que haya un dramaturgo dentro de mí. Pero me gusta cuidar a las personas, creo que una forma de cuidarlas es hablarles de tus experiencias y vivencias, de tu forma de sentir y ver el mundo, de tu forma de pensar. Haciéndolo les estas ofreciendo una parte de ti, abriendo la posibilidad de ampliar su visión de las cosas, enseñarles o hacerles crecer.

No olvidemos que la creación de imágenes y por lo tanto la fotografía en su conjunto, son un lenguaje.

Una parte que le da sentido a mi obra es utilizar el lenguaje visual para dejar mensajes que para mi tienen sentido e importancia, que me han ayudado y pienso pueden ser útiles a los demás.

Esto no es nada nuevo, es una constante en el arte, practicada por la mayoría de los artistas, sobre todo en las corrientes artísticas más actuales, en especial en el arte conceptual. Sin retraerse mucho podemos encontrar figuras tan relevantes y dispares como Duchamp, Magritte, Warhol, Marina Abramović o Damien Hirst, entre tantos y tantos otros. Es importante señalar que mis mensajes no son tan explícitos o evidentes en el hecho plástico, como puede ser en el caso de la obra de Magritte o más concretamente en obras como “Esto no es una pipa” de Duchamp.

Los mensajes que intento transmitir a través de mi trabajo, en la mayoría de los casos, como he dicho en el párrafo anterior, no son tan evidentes en el hecho plástico y para poder leerlos correctamente hay que salirse de la propia fotografía o el contenido de la misma y poner la atención en qué ha sucedido en mí a nivel interno y en las personas, lugares y sociedad, a nivel externo, para que esa imagen haya nacido y cobrado una forma determinada, pudiendo entonces entender el mensaje en su conjunto.

Considero que la capacidad que tiene la fotografía o el cine de incluir directamente a las personas y la sociedad en el hecho artístico, es comparable a la arquitectura, me atrevería a decir que en algunos aspectos lo está superando. El arte es una disciplina muy importante para el desarrollo del ser humano y la civilización.

Por eso me apasiona el arte y la fotografía como medio de expresión. Tengo habilidades innatas para entenderlo y desarrollarlo y me hace sentir útil y bien conmigo mismo.

También quiero señalar que mi trabajo no es ningún paradigma, que estoy empezando y me queda mucho que aprender, entender y desarrollar. Que en un principio lo hago por mí, por mi crecimiento interior, pero me encantaría que le sirviera también a los demás, a la sociedad en su conjunto. No sólo desde el disfrute de su contemplación. Ese sería mi sueño y nada tiene que ver con la dramaturgia.

A1CGalería: ¿Hasta donde tus propias vivencias y emociones se vuelcan en tu trabajo?Pablo Lecroisey: En una ocasión un gran artista, profesor y crítico de arte, al que admiro y respeto profundamente me dijo que mis imágenes tenían una explosión de fuerza, energía y frescura envidiables, pero que echaba de menos un trabajo más personal, elaborado y continuo.

Personalmente pienso que mi trabajo no puede ser más personal y que todo en su conjunto, forman un discurso sólido y elaborado. Pero claro, como tantas y tantas veces, puedo estar equivocado, lo que sucede es que con lo cabezota y testarudo que soy, o acabo haciendo ver a los demás que tengo razón o me acabo abriendo la cabeza antes de ver que estoy equivocado.

A1CGalería: ¿Cómo consigues que tus personajes muestren las emociones que se reflejan después en la fotografía?

Pablo Lecroisey:  No lo sé la verdad, pienso que no consigo nada. Cojo lo que hay y lo coloco en su sitio. Es la gente que me acompaña en ese momento, los que me dan esas emociones. ¿Como lo hacen?, no tengo ni idea, es un misterio. A veces me sorprendo a mí mismo cuando veo los resultados. Solo propongo una vaga idea general y ellos hacen el resto. Eso sí, les dejo libertad.

A veces pienso que cuando se hace algo que nace desde un sentimiento puro, algo lo armoniza. El ser humano tiene esa capacidad y se puede aplicar a todo. 

A1CGalería: ¿Que es más importante para ti el proceso o el resultado?

Pablo Lecroisey:  El proceso, sin lugar a dudas, el proceso es lo que nos hace crecer. El resultado solo es un reflejo del proceso, que permanece aquí y sirve de ejemplo a los demás. 

A1CGalería: ¿Cómo se desarrolla en tu obra el arte y lo social?

Pablo Lecroisey:  Pienso que el arte es nuestro intento de darle forma material a la filosofía, lo que nos hace cuestionarnos y buscar respuestas. Esa fuerza que sentimos y nos hace transformar lo que tenemos a nuestro alrededor evolucionando con ello.

Como he dicho en ocasiones anteriores, no existiría el arte sin la sociedad, ni la sociedad sin el arte, son una misma cosa. 

A1CGalería: ¿Crees que los artistas deben ser abanderados de las emociones más ocultas de la sociedad?

Pablo Lecroisey:  Creo que los artistas no tiene que ser abanderados de nada. El arte es algo que está, algo inherente a la condición humana. Las personas que denominamos artistas simplemente tienen más desarrollada la capacidad para percibirlo y trabajarlo les resulta más fácil. Cualquier persona puede usarlo, todo podemos ser artistas. Nuestra vida en sí misma es una obra de arte. Como ya he dicho el arte es algo que está desde el inicio y va ligado a la sociedad, sólo se manifiesta un arte determinado dependiendo el momento en el que se encuentre la sociedad. Todo el arte ya existe, ya existía. Es como por ejemplo la matemática, la matemática siempre ha estado ahí, forma parte de las cosas, nosotros la observamos funcionar en la naturaleza, la codificamos para poder entenderla y comunicárnosla y después la aplicamos en lo que nos interesa y la vamos descubriendo según vamos avanzando. 

A1CGalería: ¿Cómo fue trabajar dentro de los muros del Museo Thyssen-Bornemisza?

Pablo Lecroisey:  Recuerdo el ambiente que se respiraba, las caras, las sonrisas, las miradas de complicidad. Como si estuviéramos viviendo una auténtica aventura. Un grupo de expedicionarios recorriendo un sendero nuevo nunca transitado hasta ese momento. La primera vez que me di cuenta, fue cuando nos dejaron entrar en el museo, pero todavía no podíamos subir a las salas superiores, nos metieron en la zona donde hacen las exposiciones temporales, nada más entrar en el museo a la derecha. Los bailarines estaban nerviosos, impacientes y no pudieron resistirse, pusieron la música y después de calentar, las piruetas empezaron a sucederse en la sala. 

La gente de seguridad vino enseguida a poner orden y ante la fuerza de la situación no se atrevieron a impedirlo. Nunca olvidaré la frase que salió de su boca. Titubearon un momento, se miraron entre ellos y uno dijo “Chicos por favor, tener cuidado que las paredes están recién pintadas”. En aquel momento lo vi claro, nada podía salir mal ese día, la confianza y el respeto, las dos cualidades más importantes para que pueda darse el amor, se habían encontrado entre aquellos hombres. 

Aproveche unos instantes para separarme un poco del grupo y me adentre en la sala de exposiciones. Por un momento me turbé con el contraste de la situación, estar en la sala donde tantas veces había disfrutado de grandes artistas de la historia del arte como Gauguin, Chagall, Hopper, Mondrian, Antonio López y nosotros ahí, gente normal y corriente, bailando, disfrutando, preparándonos para el trabajo que se nos habíamos encomendado. Me di cuenta que algo estaba cambiando, en la sociedad, en nosotros y me alegré profundamente de poder ser un espectador privilegiado de aquellos acontecimientos. 

Otro momento fue cuando nos dejaron subir a las salas. Vi aquella caravana de personas orgullosas y confiadas, avanzando por los pasillos, mientras nos recibía y habría paso el equipo de seguridad del museo. Por un instante me invadió una sensación de inseguridad, pensando que la responsabilidad de darle sentido a todo aquello recaía sobre mis hombros, pero enseguida se esfumó al darme cuenta las bonitas sensaciones y emociones que cargaban todos. Esa fue la última vez que pude pararme a reflexionar, después todo se aceleró y tuve que pasar a la acción sin tener tiempo de distracciones ni dilaciones.

Definitivamente una experiencia inolvidable, para mi y para todos los que la vivimos. 

A1CGalería: Sin duda, una experiencia que a muchos nos hubiera gustado vivir y ahora para terminar ¿nos hablas de sus próximos  proyectos y/o exposiciones

Pablo Lecroisey:  En estos momentos se puede disfrutar de una retrospectiva de mi trabajo en CMA Buero Vallejo de Alcorcón, hasta el 27 de febrero. El día 19, 20 y 21, preparo una intervención junto a la artista Irene Cruz de la mano de arte a un click para jäälphoto, a la vez que inauguro la propuesta de Franqueados en la que expondré una de mis obras en un recorrido de escaparates por el centro de la capital del 19 al 28 de febrero. Posteriormente nada confirmado hasta el mes de septiembre que haré otra exposición individual en en Centro Cultural Tomás y Valiente de Fuenlabrada. Para entonces espero haber terminado dos o tres obras más.

¿Qué más decir? Si, Pablo me gusta, me gusta por dentro y por fuera, me gusta lo que hace y cómo lo hace, tanto es así que le propuse estar con nosotros en jääl, así que si queréis conocerlo, nos acompañará durante los días de la feria. Se que os gustará tanto como a mí.

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista

© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista
© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista
© Pablo Lecrosey | fotografía | arte a un click | A1CGalería | entrevista
© Pablo Lecroisey | Web

Mila Abadía

Entradas relacionadas

keller tabacalera
Hybrid Festival. El arte emergente abre temporada en Madrid
Festival Onda 3 Culturas | Feria Arte Emergente | Arte a un Click
El Festival Onda 3 Culturas convertido en #3+1 Feria de Arte Emergente
Art & Breakfast/3 | Arte Emergente | Arte a un Click | A1CFerias
Arte emergente y Art & Breakfast, definitivamente unidos en su 3ª edición
© Helena Almeida | Corpus | IVAM | Arte a un Click | A1CExpos
Corpus: Un recorrido por la obra de Helena Almedia en el IVAM

1 Respuesta

Dejar una respuesta

*