Valle Jiuzhaigou. El valle de las nueve aldeas

Sichuan, China

Una reserva natural de 240 kilómetros cuadrados, a una altitud media de 2000 metros sobre el nivel del mar, incluye parajes con nombres tan atractivos como El lago de los Cisnes, La Selva, el lago Panda, el lago Espejo, el lago de los Cinco Colores, o la piscina de las Hadas con aguas que varían de color entre el azul cielo, el verde y el turquesa.  La tonalidad del agua es tan particular a causa de los depósitos minerales con alta concentración de carbonato de calcio, lo que hace que el agua sea extraordinariamente clara y lo que permite ver con claridad el fondo del lago más profundo.

Su bosque, de clima templado, caducifolio, proporciona a lo largo del año un espectáculo de naranjas, amarillos y verdes claros y oscuros, siendo la mejor época para disfrutarlo a lo largo del otoño.
Según parece el acceso es bastante complicado, diez horas en autobús atravesando el cañon del rio Minjiang, constantemente amenazado por desprendimientos, sin embargo, una vez allí…. un paraíso.

Image and video hosting by TinyPicOs animáis a conocerlo?, un viajecito de nada!

Si te gusta lo que ves, déjanos tu mail

Entradas relacionadas

El arte de la naturaleza nos dice “hasta pronto”.
El Kelimutu y sus lagos de colores.
Isla de Corón, Filipinas. Un paraíso a conservar.
Dracula Simia. La orquídea con cara de mono.

Dejar una respuesta

*