En Madrid…. ver, sentir, disfrutar. (II)

Un poco más de nuestra vuelta por Madrid

Pissarro en el Thyssen-Bornemisza

Nos lo pusieron tan fácil que no pudimos resistirnos, 78 obras entre las que destacan los lienzos en los que el autor se dedicó a plasmar el trabajo del campesino, pintando la vida rural francesa, escenas populares en la que el reconocimiento del trabajo es primordial, quizá por su ideología anarquista que no abandonaría en toda su vida. 

Pissarro tomó algo de unos y de otros, se dice. ¿Y por qué no? Todos se dirigieron por lo que él hacía… Fue uno de mis maestros y no reniego de él. Paul Gauguin

Si os gusta el impresionismo no os lo perdáis.

PhotoEspaña 2013

Solo pudimos pasarnos por el Círculo de Bellas Artes, impresionante edificio que nadie debería dejar de conocer, además ahora tienen una terraza fantástica con restaurante, chill out y una vistas de impresión.

Fernando Brito (premiado hace dos años en este festival),  nos aterrorizó con su exposición “Tus pasos se perdieron en el paisaje” en la que nos muestra la cruda realidad mejicana, dura, muy dura.

Francesca Woodman, autorretrato

Además, distribuidas en distintas salas  nos encontramos con muestras en las que se explora la rebelión del gesto femenino, y entre las que destaca la fotografía militante y de vanguardia de la muestra “La vanguardia feminista de los años setenta. Obras de la Sammlung Verbund”, en la que las artistas dejaron por primera vez en la historia su propia imagen, no la que imponía la iconografía masculina dominante hasta entonces.

Lo privado es político

Frente a estas militancias, Él, ella, ello. Diálogos entre Eduard Weston y Harry Callahan nos enseña una forma más cálida de entender lo femenino, al imponer el afecto al deseo sobre sus propias compañeras y aprender a mirarlas y mostrárnoslas tal y como eran.

También nos pasamos por la Galería Elvira González a ver lo que nos contaba Robert Mapplethorpe y por el Matadero de Madrid, en constante remodelación, que cuenta con una vida artística alternativa más que interesante donde nos sorprendió gratamente la obra “Candela”, en ella los artistas cubanos Los Carpinteros han llenado el perímetro de la antigua cámara frigorífica del Matadero con una gran escultura que se despliega como un dibujo en tres dimensiones, en el que te introduces en un mundo en llamas, que te proporciona muy distintas sensaciones.Image and video hosting by TinyPic

Y tu qué es lo último que has visto? alguna recomendación?

Si te gusta lo que ves, déjanos tu mail

Entradas relacionadas

Estética Rave y contradicción humana en la obra de Marcelo Fiedler
Ausín Sáinz: 4 piezas de videoarte ganadoras
Un diálogo con los espíritus de la selva
Almas y desengaño en ESPOSITIVO con los retratos de Desi Civera

Dejar una respuesta

*