Valle de Okanagan, Osoyoos. Canadá
También conocido como Lago moteado, en sus poco más de 15
hectáreas tiene lugar un fenómeno natural extraordinario, en verano, el agua se
evapora y se cristaliza formando pequeñas pozas de distintos colores y bordes
blancos.
Esto se debe a las altas concentraciones de minerales
sulfato de magnesio, calcio y sulfatos de sodio, además de ocho minerales y
trazas de otros tantos, incluidas la plata y el titanio. La irregularidad
de su fondo hace que se formen estas pozas con la evaporación, de manera que
las demás sales que componen el agua del lago se depositan en los bordes, de
ahí sus bordes blancos.

Se encuentra en terrenos privados y no está permitido el acceso, pero al estar
en el fondo de un valle se puede ver desde muchos puntos.


Los nativos del valle le atribuyen propiedades curativas, pero siempre hay
quien acaba sacando lo peor de cualquier lugar, así, durante la primera guerra
mundial trabajadores chinos fueron empleados para extraer hasta una tonelada
diaria de distintos minerales del lago destinados a las factorías de
municiones.

Entradas relacionadas

El arte de la naturaleza nos dice “hasta pronto”.
Valle Jiuzhaigou. El valle de las nueve aldeas
El Kelimutu y sus lagos de colores.
Isla de Corón, Filipinas. Un paraíso a conservar.

Dejar una respuesta

*