Estado de Maranhão,  Brasil,
El Parque Nacional de los Lençóis Maranhenses lo componen cerca de 300 Km2 de
dunas blancas y lagunas azules. También llamado, Sábanas de
Maranhâo, es además, el desierto donde más llueve del planeta. Entre los meses de Junio y
Septiembre, las intensas precipitaciones convierten las 155000 hectáreas de
desierto en un lugar literalmente mágico. Miles de lagunas de agua dulce
se  forman en las hondonadas de las dunas. El registro anual de agua de
lluvias es de 1,600 mm,  300 veces más
que en el desierto de Sahara. De aguas cristalinas, las playas que se forman ocupan casi el 70% del territorio.
Durante la época seca, la mayoría de los estanques desaparecen y
el paisaje vuelve a ser el típico desierto. Pero cuando vuelven las lluvias, la vida retorna, y  peces,
crustáceos y tortugas aparecen como por arte de magia, se cree que las huevas
quedan latentes en la arena desarrollándose cuando las lluvias regresan.

       

Entradas relacionadas

El arte de la naturaleza nos dice “hasta pronto”.
Valle Jiuzhaigou. El valle de las nueve aldeas
El Kelimutu y sus lagos de colores.
Isla de Corón, Filipinas. Un paraíso a conservar.

Dejar una respuesta

*