Emil Alzamora. Libertad expresiva.

Lima, Perú – 1975

Sus esculturas figurativas desafían la concepción del cuerpo
clásico, lo bello y lo grotesco, sus figuras se retuercen sensualmente en el
espacio, que parece desafiar la gravedad, los miembros se amplían y retuercen
más allá de sus límites naturales.  Trabaja principalmente en yeso y
bronce, creando formas poco ortodoxas que van desde gigantes a la miniatura,
pasando por el tamaño natural.

Su trabajo desprende una carga política y social que no puede dejarse de lado, nos la presenta con crudeza y realismo, aunque no por ello deja de lado la parte emocional que parece explotar ante el espectador.
Criado en una familia de artistas para él, el arte no es simplemente una profesión, es una forma de vida, su madre y su abuela fueron prolíficas pintoras y escultoras, la experiencia artística fue el día a día de su infancia.

Licenciado en artes plásticas, magna cum laude en 1998, comenzó su carrera ese mismo año, desde entonces ha trabajado a tiempo completo en sus esculturas y expone con regularidad en los Estados Unidos. 

La forma humana es una constante en mi
trabajo. A menudo exagero o distorsiono para revelar un físico o una situación
emocional, o para contar una historia….. Limitaciones y potencial son tan humanos como la carne. Me
esfuerzo por hacer esta comparación visible.

Aquí lo encontrarás

Dejar una respuesta

*