Pequeño archipiélago formado por cuatro islas en el Océano Indico, conocido también como Las Islas
de San Gustav.
Es considerada un excelente ejemplo de diversidad biológica.
Debido al largo aislamiento geológico del archipiélago, junto con el fuerte
calor y la sequía, se ha creado una espectacular flora endémica que es
vulnerable a las especies introducidas (como las cabras) y al cambio climático.
Las investigaciones han revelado que más de un tercio de las más de 800
especies de plantas de Socotra no se encuentran en ninguna otra parte.
La formación vegetal más sorprendente de la isla se
encuentra en los acantilados, al pie de las montañas donde está dominada
visualmente por el árbol de pepino,
una subclase particular de la rosa del desierto.
Ya en las montañas, domina la dragonera de Socotra o árbol
de la sangre del dragón, con una copa en forma de
paraguas. Su resina, la sangre de drago, se utiliza como tinte desde la antigüedad. 
La isla fue
reconocida en julio de 2008 por la Unesco como Patrimonio Natural de la
Humanidad. 

Entradas relacionadas

El arte de la naturaleza nos dice “hasta pronto”.
Valle Jiuzhaigou. El valle de las nueve aldeas
El Kelimutu y sus lagos de colores.
Isla de Corón, Filipinas. Un paraíso a conservar.

Dejar una respuesta

*